Fotografía de Javier Candeira

Javier de la Cueva

Abogado, experto en propiedad intelectual

18 de noviembre de 2013

¿Quién eres y a qué te dedicas?

Para ganarme la vida me dedico al ejercicio de la abogacía. Además soy estudiante de doctorado y profesor de propiedad intelectual en una universidad. Programo algunos proyectos tecnológicos, administro sistemas GNU/Linux, doy conferencias y de vez en cuando escribo artículos académicos y de divulgación. Lucho por evitar las trabas tecnológicas, jurídicas y económicas en la transmisión del conocimiento.

¿Qué hardware utilizas?

Utilizo tres equipos de trabajo que atacan contra tres servidores.

El primer equipo de trabajo es un PowerBook G4 de aluminio comprado en el año 2004 donde corre Debian, que es el equipo que uso en el despacho.

El segundo equipo es un Acer Aspire One, también con Debian, que uso para viajes cortos. Si es un viaje más largo o en el que tenga que escribir algún texto extenso, me llevo el PowerBook porque el teclado es más ancho y estoy muy acostumbrado.

El tercer equipo es un clónico que tengo en mi domicilio, también bajo Debian, con una pantalla HP de 20 pulgadas.

Además, utilizo tres servidores, todos bajo Debian. El primero corresponde a http://derecho-internet.org, el segundo lo uso de pasarela y firewall de la red privada virtual que tengo para el despacho y el tercero es uno interno donde guardo los repositorios del despacho, de mis proyectos y de mis escritos.

¿Y qué software?

Todo es software libre. Tratando casos jurídicos confidenciales, ni confío en un software cuyas fuentes no pueda revisar ni en almacenamientos visitables por estos gobiernos que no confían en nosotros y que han decidido que es necesario saber qué tenemos en la nube. Utilizo lo siguiente:

  1. OpenVPN para mi red privada virtual.

  2. Git y svn para tener la misma configuración en todos los equipos de trabajo y mantener el control de cambios de los archivos del despacho, de mis proyectos y de mis escritos.

Para mí hay cuatro entornos fundamentales que están sincronizados en mis tres ordenadores de trabajo y por tanto son directorios clones:

1. Despacho. Se trata de los archivos que corresponden a mi trabajo.
2. Documentos. Consta de cuestiones no estrictamente de trabajo pero
   que tratan sobre actividades en las que colaboro. Por ejemplo, los
   materiales que necesito para preparar conferencias o las labores en el
   [Medialab-Prado][medialab-prado].
3. Bibliografía libre.
4. Mis escritos académicos, conferencias, artículos de libros, artículos de
   periódicos.

Utilizar git o svn y mantener un repositorio central más tres repositorios locales me permite mantener cuatro copias de seguridad sin necesidad de instalar un sistema de backups.

  1. Para la organización del despacho y mi agenda utilizo Emacs y org-mode. De esa manera puedo controlar perfectamente los aproximadamente 1200 expedientes en los que he trabajado en mi vida laboral.

  2. Como sistema de ventanas, utilizo Xfce 4.

  3. Para escribir textos utilizo LibreOffice o, si escribo en LaTeX o en Restructured Text, Emacs.

  4. Para el correo electrónico uso Icedove (Thunderbird) y para navegar por la web, Iceweasel (Firefox).

  5. Para programar en Python utilizo Emacs, que también uso para escribir en notación n3 para la web semántica.

  6. Para llevar el control de bibliografía para mis escritos académicos utilizo JabRef.

  7. Para escuchar música uso Audacious y para ver vídeos, VLC.

  8. En todos mis equipos uso 7 escritorios virtuales con los mismos programas en cada uno de los escritorios. De esa manera, puedo ser igual de productivo me halle usando cualquiera de los ordenadores:

  9. Correo electrónico.
  10. Navegador web.
  11. LibreOffice.
  12. El cuarto escritorio lo tengo libre para cualquier otro programa que pueda necesitar (Gimp, Audacious, JabRef, VLC, Smplayer…)
  13. Nautilus o cualquier otro gestor de ficheros.
  14. Emacs
  15. Un terminal con varias pestañas. Una siempre con el usuario root y otra con el usuario del equipo.

¿Cuál sería tu equipo de ensueño?

El que tengo. Lo importante es tener un equipo bien configurado y no caer en la falacia de que o tienes la última tecnología o no eres productivo. De lo que se trata es de saber afilar bien las herramientas que usas.

Tener los últimos equipos me recuerda a aquella anécdota en que una persona, decía de otra que era muy brillante porque hablaba 7 idiomas. Otra persona de la conversación contraargumentó: no hay nada peor que ser idiota en 7 idiomas. Es una tragedia saber siete idiomas y no tener nada que decir.

Análogamente, tener la última tecnología y no saber qué hacer con ella es como saber 7 idiomas y no tener nada interesante que decir. Afila tus herramientas y no caigas en las tonterías del gadgetismo.